Antonio Murado

YURT Del 5 de noviembre al 9 de diciembre

Nota de prensa y C.V.
Yurt. Antonio Murado. Piso superior.
Yurt. Antonio Murado. Piso superior.
Yurt. Antonio Murado. Piso superior.
Yurt. Antonio Murado. Piso superior.
Yurt. Antonio Murado. Piso inferior.
Yurt. Antonio Murado. Piso inferior.
Yurt. Antonio Murado. Piso inferior.
Yurt. Antonio Murado. Piso inferior.

 "Yurt es la vivienda móvil de las tribus nómadas de las grandes estepas centroasiáticas que llegaron a ser el imperio más grande del mundo tal vez, precisamente, por su capacidad de continuo desplazamiento. 


Simboliza el tema de fondo que discurre en esta exposición, que viene a ser una reflexión sobre los trasiegos de las sociedades a lo largo de la historia, especialmente las habidas en la parte occidental de Eurasia desde el Creciente Fértil, en Mesopotamia, hasta el Atlántico; las rutas comerciales, las invasiones, las campañas de guerra, los imperios, sus derrumbes, los genocidios, las asimilaciones… todo ese fluir de la civilización siempre en movimiento. 

La conexión es obvia con el tapiz medieval, ya que, este, tenía la misma misión: poder ser transportado de castillo en castillo para “fornirlo” (término de donde viene la palabra inglesa furniture, mientras que los idiomas continentales usan la raíz de mueble o móvil pero designan lo mismo). Los castillos de piedra se vestían, la piel interior era de tela, de cueros de animales así como los baúles y las cajas… Todo ello facilitaba la huida de los asedios de las guerras. 

De lo dicho se deduce que el cobijo y la intemperie son las ideas que, indirectamente, refieren tanto los cuadros como la forma de presentarlos, formando una caravana sin solución de continuidad, forniendo las paredes del piso inferior de la galería. 

Todas las obras son piezas independientes, sólo hay un tríptico cuyos colores hacen referencia a los tonos pastel de las paredes de estuco de las villas de Pompeya, un buen ejemplo dramático de esplendor y destrucción. 

Otros cuadros, como los blancos, están pintados de tal modo que insinúan movimiento, un flujo constante como el de una superficie de agua; un río también corre por las piezas oscuras que hacen alusión a las Grandes Decoraciones de los Nenúfares de Monet. Los rojos son la ceremonia, lo sagrado, lo solemne… pilares indiscutibles, para bien o para mal, de la civilización. 

Aunque la idea de no tener descanso visual entre las piezas viene, en realidad, de los conciertos de The Ramones, que encadenaban sin pausas todas sus frenéticas canciones, acababan y se iban. 

Eso era lo que hacían los vikingos, las razias y los saqueos así que también me sirve." 

Antonio Murado.



© Copyright 2009-2021 TRINTA |  Aviso legal |  Política de cookies |  Favoritos |  Inicio