Proyecto “portátil” FOR CP FANS ONLY de Carlos Pazos

01/10/2014

 

Proyecto “portátil” FOR CP FANS ONLY

Me gusta andar de acá para allá y soy un acumulador impenitente. Conozco el engorro de trasladar la cacharrería que necesito para sentirme cómodo, que no es poca, a cada lugar en el que me instalo temporalmente y la pesadilla de sumar nuevas adquisiciones en el camino de regreso. También me gusta la música y la cultura pop y concibo el arte, en todas sus manifestaciones, como una compañía.

Cavilé sobre mis gustos y sobre el destino de mis piezas y colecciones cuando no esté en este mundo. Un día se me ocurrió algo que muchos habrán pensado: hacerles un hogar portátil que se instalaría, según el caso, en el campo, en andurriales o en pleno centro urbano. Así podrían acercarse a mis “fans” y acompañarles; en visitas relámpago o en estancias de duración variable.

Le conté mi proyecto a José Luís Hernández Palay. Con José Luís compartí pupitre en los Hermanos de la Sagrada Familia y en 1967 empezamos juntos arquitectura, que los dos abandonamos tomando derroteros muy distintos. En 2001 coincidimos de nuevo y desde entonces somos cómplices habituales. Entre otras colaboraciones, diseñé, con el arquitecto Pablo Tomé y el ingeniero Joan López, la ampliación de su fábrica Zedis en Lliçà de Munt y el equipo de Zedis realizó la escultura “Cupito... ¿Y por qué no?” que me encargó el Museo Reina Sofía.

Le propuse instalar lo que cabría considerar el “campamento base” de los hogares portátiles en una zona del terreno adyacente a su fábrica. Le gustó la idea y a principios de enero de 2013 José Luís ya había localizado algunos modelos de “recipiente”. Examinamos las ofertas disponibles y rápidamente coincidimos en la más adecuada.

Los habitáculos que bauticé “carromatos” llegaron a Zedis en febrero de 2013.

Los “carromatos” son módulos prefabricados de 2,40 metros de anchura por 6 metros de longitud y 2,40 metros de altura, térmicamente aislados, electrificables, apilables y transportables en los “trailers” de los camiones y en los barcos, trenes y aviones de carga convencional. Su utilidad habitual consiste en alojar oficinas y servicios auxiliares de empresas constructoras.

En mi proyecto “portátil” su utilidad consiste en “acoger” una parte de mis obras, que he dispuesto de modo que expliquen algo de mi vida; de forma parecida a como se hacía en la exposición “No me digas nada” (2007), en el Macba y en el Museo Reina Sofía.

En lugar de estar enterradas en cajas de madera o aprisionadas en camisas de fuerza de cartón, papel burbuja y cinta adhesiva, las piezas recalan en casetas habilitadas interiormente como “containers” de lujo. Siguiendo afinidades electivas y sin respetar totalmente la cronología.

En su privilegiada condición de obras de arte, están protegidas de la luz, el frío y el calor y disfrutan de un apacible silencio, de la música especialmente concebida para ellas, como “Carlost”(*) escrita por Vicenç Vacca para el “carromato” rosa, o de su propio sonido, como el compuesto por Tom Johnson para el vídeo “En blanco y negro, una vez más”.

Los miembros de la familia Hernández velan por su bienestar, reciben los cuidados de los empleados de Zedis que han “tuneado” con esmero los receptáculos en los que descansan y se distraerán con las visitas de quienes soliciten observarlas. No tendrán horario preestablecido; recibirán a quienes lo soliciten a las horas que se acuerden con los responsables.

En sus hogares ambulantes podrán viajar sin apenas modificar su postura habitual. Gracias a la condición portátil de sus moradas, bastará que sus anfitriones puedan alojarlas en un espacio holgado y que adopten las medidas necesarias para garantizar su seguridad.

Actualmente hay en Zedis 13 “carromatos”, de los cuales 5 están acondicionados y se abrirán por primera vez al público invitado a visitarlos, el martes día 30 de septiembre de 2014 a partir de las 18,30 horas.

En el primero, se recogen dibujos, collages y objetos de juventud. Se trata de obras realizadas desde1969 hasta 1974, entre las que no se incluyen mis primeros trabajos fotográficos, películas, performances, instalaciones y acciones.

En el segundo, pintado en oro sucio, conviven las piezas realizadas en torno a Barcelona y a mi fascinación por el hecho de que sus signos de identidad hayan sido, durante muchos años, la Virgen negra de Montserrat y el gorila albino Copito de Nieve.

En los carromatos tercero y cuarto, de blanco inmaculado a modo de “white cubes”, se presentan piezas como guiños al arte contemporáneo y sus géneros, entre las cuales destacaría “Trasstulos”, un “work in progress” iniciado en 2001, que cuenta con más de 40 piezas trabajadas como “ready made” evocando las para mi escasas incógnitas del arte abstracto.

En los carromatos tercero y cuarto, de blanco inmaculado a modo de “white cubes”, se presentan piezas como guiños al arte contemporáneo y sus géneros, entre las cuales destacaría “Trasstulos”, un “work in progress” iniciado en 2001, que cuenta con más de 40 piezas trabajadas como “ready made” evocando las para mi escasas incógnitas del arte abstracto. En el quinto y hasta hoy último acondicionado, pintado en rojo, blanco, amarillo y azul, está reunida una parte de mi colección de peluches, figuritas y objetos en torno a la figura de Mickey Mouse.

Seguirán en breve otros “carromatos”. Uno de ellos acogerá parte de las piezas que, comenzando con “Voy a hacer de mi una estrella”, 1975, giran en torno a sus vicisitudes hasta “Milonga”, 1980, que cierra la primera fase del ciclo y algunas de sus derivaciones posteriores, como “Lola de Huelva”, 1990, “Cata-Lejos”, 1998 o “Robados”, 2008; en otro, con el título de “Privé”, se reunirán objetos, collages y fotografías entorno al erotismo y en otro se agruparán obras de voltaje acústico inspiradas por el rock and roll y la música, una pasión que nunca abandoné. Y más tarde, otros hasta los 13 que hoy tenemos. Y si es posible, en un futuro, bastantes más. Porque como decía mi gran amigo Luís Ros: “¡a ti, hasta el aeropuerto te quedaría pequeño!”.

 

Carlos Pazos Barcelona,

septiembre 2014

 

(*) Carlost, heterónimo que utilizo en mis momentos bajos

 

http://m.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/una-vida-barracones-3563074

© Copyright 2009-2017 TRINTA |  Aviso legal |  Política de cookies |  Favoritos |  Inicio

En www.trinta.net utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio y obtener datos estadísticos de forma anónima. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o modificar la configuración haciendo clic en política de cookies.